"Epigrafista" es la persona aficionada o versada en epigrafía (y la epigrafía es la ciencia que estudia los textos escritos sobre materiales duros - piedra, metal).

La epigrafía nos pone en contacto con las ideas de nuestros antepasados sin intermediarios, sin manipulaciones. Los textos en papel, (que los estudia la paleografía), en cambio, de tanto copiarse suelen contaminarse con aportaciones de sus respectivos copistas.



Bienvenidos a mi mundo, al mundo de EL EPIGRAFISTA.

sábado, 11 de agosto de 2012

Vidas anónimas


    Por más que los romanos se esforzaban por evitar la segunda muerte, la del olvido, el paso inexorable de los años y de los siglos demostró que todos sus esfuerzos por conseguirlo fueron inútiles. De las más de 300.000 inscripciones latinas que tenemos, no llega al 1% el de aquellas cuyos nombres asociamos a vidas de famosos romanos: la inmensa mayoría corresponden a ciudadanos anónimos, y en las propias lápidas solemos encontrar poco más que el nombre del difunto, lo cual tampoco ayuda a reconocer a alguien que quizá en vida pudo disfrutar de popularidad o de alguna clase de éxito social, o por haber hecho algo notable.
     La estela funeraria que os presenta hoy el epigrafista, perfectamente conservada, se asocia a una de esas miles de vidas anónimas que de algún modo construyeron la auténtica historia de la Hispania romana. También se encuentra en el Museo Arqueológico de Burgos. Es una estela completa, decorada en la parte superior con el símbolo astral de la rosa hexapétala, símbolo propio del paganismo romano.

    El cartel central presenta una inscripción hecha por un lapicida bastante descuidado (líneas torcidas, tamaño desigual de las letras,...), lo que indica probablemente que es una producción de un taller indígena. Sin embargo, la onomástica que encontramos es muy "romana": la difunta es una tal Cassia Flavia, hija de un hombre (quizá un liberto, dado que no aparecen los "tria nomina") llamado Cassius Flavius.
   El único dato que se aporta sobre la difunta es la edad a la que murió, 35 años. Hoy en día diríamos que murió joven, pero en el mundo antiguo esa edad estaba más o menos en la esperanza de vida media.
   A partir de aquí el monumento funerario no nos permite conocer más sobre esta mujer.

                                                                       Una vida anónima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada