"Epigrafista" es la persona aficionada o versada en epigrafía (y la epigrafía es la ciencia que estudia los textos escritos sobre materiales duros - piedra, metal).

La epigrafía nos pone en contacto con las ideas de nuestros antepasados sin intermediarios, sin manipulaciones. Los textos en papel, (que los estudia la paleografía), en cambio, de tanto copiarse suelen contaminarse con aportaciones de sus respectivos copistas.



Bienvenidos a mi mundo, al mundo de EL EPIGRAFISTA.

domingo, 14 de julio de 2013

"CONSERVUS": ESCLAVOS, PERO AMIGOS HASTA LA MUERTE.

Como ya anuncié en una entrada anterior, el Museu Dom Diogo de Sousa en Braga (Portugal), reúne una interesante colección de epigrafía romana, en donde destacan las estelas funerarias pertenecientes a las diversas necrópolis de la ciudad de Bracara Augusta, capital de la provincia "Gallaecia".

Entre ellas es muy original esta estela que un "conservus", es decir, un esclavo compañero de otro esclavo, dedica a su amigo. Ambos debían trabajar en una herrería al servicio del mismo señor, a juzgar por los relieves que decoran la estela: en la parte inferior aparecen un martillo, un mazo, unas varas y  en la parte superior de la estela una azada.

El texto en latín ocupa el lugar central: "Agathopodi,  T. Satri. Zethus, conservus", que se podría traducir como "A Agatópodo, (esclavo) de Tito Satrio. Zetho, esclavo compañero de él (le dedicó este monumento funerario)".

Tito Satrio, quizá un ciudadano de Bracara Augusta, debía de tener algún tipo de taller o herrería en donde trabajaron dos esclavos de origen griego (sus nombres así lo revelan). Estos dos esclavos griegos, de los cuales al menos uno, Agatópodo, murió en la ciudad en la que servía a su amo (a juzgar por los rasgos de la lápida en algún momento de los siglos I o II d.C.), debían de haber compartido tareas. Lejos de su tierra, estos dos griegos, que por alguna razón desconocida sirvieron al mismo dueño en el noroeste de Hispania, podemos pensar que fueron grandes amigos. La estela parece demasiado ostentosa para un esclavo, por lo que podríamos suponer que estamos hablando de esclavos griegos muy apreciados, quizá por ser capaces de realizar trabajos muy especializados, y al menos Zetho pudo reunir con su "peculium", especie de propina que los señores daban a sus esclavos, una cantidad de dinero importante como para costear esta lápida y dedicársela a su compañero de faenas.

(En la parte inferior de la estela el texto original -quizá "hic situs est", "aquí descansa", o alguna otra típica fórmula funeraria -casi no puede leerse, pues fue sustituido por  un texto en latín y portugués en 1757 que nos hace ver que esta estela fue reutilizada siglos más tarde, como es bastante habitual).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada